O lecciones de TOMA DE CONCIENCIA A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO

Estas clases consisten en exploraciones, guiadas verbalmente, que invitan a poner atención en diferentes sensaciones, áreas y aspectos de ti misma/o en movimiento. A través de la exploración se van clarificando las relaciones entre diferentes elementos de ti que participan en una acción y de esta manera el movimiento se organiza espontáneamente de maneras en las que requiere menos esfuerzo, haciéndose así más fluido y placentero. 

Al incorporar en tu atención más aspectos de tu cuerpo/ persona, se genera una sensación y percepción más completa de tu experiencia: de lo que haces y de cómo lo haces. 

El repertorio de lecciones de Feldenkrais es tan amplio como variado. Cada clase es diferente, consistiendo en diversas secuencias de movimientos creadas y estructuradas en torno a las diferentes funciones que cada lección aborda. Estas funciones son recurrentes en el uso o manejo de ti mismo/a, en acciones que realizas cotidianamente así como en el desarrollo de habilidades específicas ligadas a una profesión o actividades más especializadas.

Generalmente las lecciones se hacen en posición tumbada sobre esterillas aunque también existen lecciones que se hacen sentadas o de pie. 


ATENDIENDO AL PROCESO COMO ESTRATEGIA 

El aprendizaje se facilita al abordar los movimientos con un ritmo pausado y sin prisas, observando dónde estás haciendo esfuerzos innecesarios y sin forzar el límite que el propio movimiento te presenta en cada momento. A través de la repetición y de variaciones en un mismo movimiento cada sistema nervioso reconoce el camino de menor esfuerzo, el cual supone a su vez la opción más satisfactoria y placentera. La curiosidad, el juego  y el placer son de hecho elementos que suscitan el aprendizaje.

Puesto que las clases son guiadas verbalmente por la persona que las facilita y no existe un modelo visual a imitar, tus sensaciones y atención son tus referencias en la experiencia de aprender. De nada sirve repetir un mismo movimiento de forma mecánica. Bueno sí, sirve para darte cuenta. En este artículo encontrarás más información sobre cómo se desarrolla y facilita  el aprendizaje en estas clases. 

Aprender es un proceso, e integrar lo que se va descubriendo requiere de tiempo. Como en cualquier aprendizaje que se desee realizar, dedicarle tiempo a la práctica es importante para que lo que derive de ella sea más sólido y profundo. Con este método de aprendizaje ocurre lo mismo, si te permites probar durante un periodo de tiempo podrás observar cambios significantes, aunque ya desde las primeras lecciones sean perceptibles.


QUÉ RESULTA DE APRENDER A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO

Un hábito limitante (no todos los hábitos lo son) puede reflejarse en una misma manera de abordar un problema e incapacidad de concebir otras soluciones, en una molestia o lesión física que produce dolor, o en una creencia o actitud que produce lo mismo, o en tantas dinámicas que…no elegimos. O elegimos sin darnos cuenta. 

En el método Feldenkrais se aprende a discernir entre lo que es opcional y lo que es necesario en el movimiento. Y si, esto puede resultar en que durante el curso de una o varias lecciones un antiguo dolor desaparezca, experimentes una mayor coordinación, fluidez, amplitud en un movimiento y mejores la manera de hacer algo que antes te costaba más esfuerzo. También mejoras en tu equilibrio, en tu descanso, tu respiración, tu visión, voz… (En realidad cualquier aspecto en donde pongas atención ya responde cambiando). Estos beneficios son sin embargo solo consecuencias de un aprendizaje más fundamental que, más que dirigido a mejorar tal o tal habilidad, te permita desarrollar la capacidad de seguir aprendiendo.

Puesto que el movimiento se genera en el cerebro, la exploración de nuevas posibilidades a través del movimiento y su consecuente reorganización, promueve la creación de nuevos caminos neuronales que repercuten sobre funciones cognitivas y emocionales. Es lo que se entiende como neuroplasticidad, la propiedad del cerebro que permite que su estructura y función puedan cambiar a través de la experiencia y la actividad mental. El método Feldenkrais estimula pues la capacidad del cerebro para continuar desarrollándose y cambiando; para aprender nuevas formas de sentir, pensar y actuar. 


Sensórea ofrece clases de Feldenkrais online. ¡Infórmate!