El título de uno de los temas más populares de Gloria Gaynor, afirma el mismo propósito con el que opera el sistema nervioso autónomo. La misma determinación e insistencia con la que la cantante cuenta su historia, después de que una persona a la que quiere se haya marchado de su vida, subyace en la búsqueda constante del sistema nervioso autónomo por garantizar la supervivencia

Para esto, el SNA se encuentra continuamente buscando y enviando señales de peligro y de seguridad. Ante estas señales reaccionamos desde tres sistemas de respuestas autónomas, que se traducen en comportamientos y que corresponden a diferentes estados fisiológicos: sistema de movilización (lucha o  huida), de inmovilización y de conexión… Al ser autónomas (involuntarias) estas respuestas no tienen tanto que ver con una cuestión de elección o voluntad como con una cuestión fisiológica que precede a procesos conscientes.

‘I should have changed that stupid lock, I should have made you leave your key
If I’d known for just one second you’d be back to bother me
Go on now, go, walk out the door
Just turn around now
‘Cause you’re not welcome anymore’

No siempre tenemos las opciones de luchar o huir, ni la opción de elegir conscientemente, especialmente ante un peligro que el sistema percibe como una amenaza a la supervivencia. En este caso adoptamos una respuesta de inmovilización, que es la más antigua en el orden evolutivo biológico de nuestro sistema nervioso y que proviene de nuestro cerebro reptiliano

‘At first i was afraid, I was petrified..’
‘Do you think I’d crumble
Did you think I’d lay down and die?’

La respuesta ante el peligro se produce en el sentido inverso del orden evolutivo: cuanto mayor sea el peligro en el que nos encontramos más antigua es la respuesta autónoma que se desencadena. Quedarnos quietas/os, paralizadas/os, es lo mejor que el sistema nervioso puede hacer en determinados momentos para preservar la vida. Básicamente en esos momentos no tenemos acceso a funciones cognitivas.

A partir de esta evidencia científica podemos reconocer el absurdo que supone juzgar una ausencia de defensa, en el caso de una agresión por ejemplo, como una acción voluntaria. Considerar responsable a la persona agredida de una reacción de inmovilización supuestamente consciente sólo puede partir de una ignorancia sobre el impacto del sistema nervioso autónomo sobre nuestro comportamiento. Afortunadamente aquellos que tienen la función de evaluar estos casos desde un poder judicial y legislativo, sí que tienen la elección de trascender dicha ignorancia informándose al respecto.

La manera en la que el sistema nervioso autónomo se mueve de un estado a otro, responde a un orden ya mencionado sobre el que podrás encontrar un poco más de información en el artículo previo en este blog Introducción a la teoría polivagal.

El momento en el que pasamos de un estado de conexión a un estado de protección es afectado por variables personales y del entorno. Puesto que el sistema nervioso autónomo se forma a través de la experiencia, en la relación con otros sistemas nerviosos y con el entorno cada perfil autónomo es diferente. Nuestras experiencias más tempranas juegan un papel fundamental en su formación, creando la base desde la que después podremos actuar, pensar, relacionarnos, movernos… 

Si las señales enviadas de un sistema a otro son de peligro se produce una desregulación y una protección a través de la desconexión. Una repetición de estas respuestas conduce a la hipervigilancia, a la interpretación de señales neutrales como peligrosas y a una falta de reconocimiento de señales de seguridad. 

Por otra parte una experiencia temprana de co-regulación, donde las señales transmitidas de seguridad preponderan, conducirá a patrones de conexión y a transiciones más flexibles en nuestras respuestas adaptativas a las demandas del entorno. Es lo que se entiende como un SNA resiliente que responde de forma fluida a la necesidad e impulso de conectar de forma segura

‘Oh, as long as I know how to love, I know I’ll stay alive’

La flexibilidad autónoma puede configurarse con el tiempo. Si bien nuestras experiencias más tempranas tuvieron un fuerte impacto en la formación de nuestro SNA, nuestras experiencias continuas pueden remodelarlo. Buenas noticias. After all.

‘ I’ve got all my life to live
And I’ve got all my love to give and I’ll survive
I will survive’

Letra en inglés y castellano